Exigen indígenas ser consultados por Tren  #SinPuebloNoHayTren

Exigen indígenas ser consultados por Tren #SinPuebloNoHayTren

Comunicado de Prensa

#SinPuebloNoHayTren

AL PRESIDENTE ELECTO
ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

AL TITULAR DEL INSTITUTO NACIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS
ADELFO REGINO MONTES

AL TITULAR DE LA COMISIÓN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS
LUIS RAÚL GONZÁLEZ PÉREZ

A LA RELATORA ESPECIAL SOBRE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS DE LAS NACIONES UNIDAS
VICTORIA TAULI-CORPUZ

Y LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES INDÍGENAS DE MÉXICO

Somos una organización nacional, integrada por mujeres indígenas pertenecientes a diversas etnias o pueblos originarios de México (Wixarika, Mazahua, P’urhépecha, Odami, Maya, Zapoteca, Mixteca, Ayuujk, triqui, Nahuatl, Chinanteca); con presencia en 8 estados de la República Mexicana. Trabajamos por la construcción de un estado intercultural, que respete los derechos de los pueblos indígenas con especial énfasis en los derechos de las mujeres indígenas. Y manifestamos:

I. Nuestra preocupación ante las declaraciones del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, de llevar por la vía de consulta ciudadana y no por vía de consulta indígena, la decisión de construir el Tren Maya, ya que tratándose de territorios indígenas, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos de los pueblos indígenas dictan que el Estado está obligado a realizar la consulta libre, previa, informada, pacífica y de buena fe, con la finalidad de lograr el consentimiento de dichos pueblos.

II. Nos alarma el hecho de que en dichas declaraciones se tenga como fecha establecida el 16 de diciembre para el inicio de las obras, pues hasta ahora no se han establecido espacios de diálogo, información y negociación con los pueblos indígenas de las regiones de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Chiapas y Tabasco. Están violando el carácter previo de la consulta, que obliga al Estado a incluir la participación de los pueblos desde la fase de diseño de los proyectos que los involucren, con la finalidad de que sean los propios pueblos los que decidan sus prioridades, y estrategias de desarrollo con identidad, incluyendo la posibilidad de, identificar y controlar los posibles efectos negativos que dicho proyecto pudiera ocasionar.

III. Es muy grave que se niegue a los pueblos indígenas el derecho a decidir sobre nuestras prioridades de desarrollo, en nuestras formas, tiempos y procesos. Denunciamos que desde el Estado se impongan proyectos económicos, turísticos y culturales que mercantilizan nuestros territorios, vidas y patrimonio cultural material e inmaterial. El Tren Maya es una representación de las dinámicas colonizadoras que prevalecen en las prácticas del Estado, prácticas que mercantilizan y engrandecen el pasado ancestral maya pero excluyen y discriminan a su pueblo vivo.

IV. El Tren Maya plantea un “potencial económico” traducido en un mayor gasto turístico y captación de ingresos en las comunidades. Sin embargo, esta estructura dista de ser justa y equitativa para todas las partes interesadas ya que los pueblos originarios solamente recibirían una parte residual de la riqueza generada por el proyecto, mientras que los inversionistas de capital tendrían un retorno exponencialmente mayor sobre la inversión. De ser un proyecto con un enfoque justo y cooperativo, se reconocería el rol de los pueblos indígenas en la conservación y sostenibilidad de la biodiversidad y su derecho implícito a la copropiedad del proyecto y participación en la distribución de la riqueza.

Por todo lo anterior,

  1. Nos solidarizamos con nuestras hermanas y hermanos de territorios indígenas de la península de Yucatán y extendemos nuestro apoyo frente a violaciones a sus derechos humanos.

  2. Instamos a los representantes del nuevo gobierno a respetar y garantizar el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas. Ningún proyecto de desarrollo que nos involucre debe ser diseñado, concesionado y construido sin nuestro consentimiento. Urgimos a que garanticen las condiciones necesarias para lograr un diálogo abierto, respetuoso y en equilibrio de poder de negociación con los pueblos y comunidades indígenas interesadas.

  3. Exhortamos a entablar procesos de diálogos informados y transparentes en todas sus etapas. Es necesario que los pueblos indígenas tengan conocimiento de los posibles impactos del Plan de Desarrollo propuesto, lo cual requiere que el Estado acepte y brinde información accesible en la forma propuesta por los propios pueblos y comunidades indígenas.

  4. Pedimos que se garantice que los procesos se lleven a cabo sin coerción, sobornos y cualquier tipo de presión política por parte del Estado y/o terceros. Se debe propiciar la participación activa de todas las personas que integran las comunidades interesadas, con miras a alcanzar un consenso.

  5. Demandamos que se ejecute la Consulta Indígena de manera directa y únicamente por conducto de las instituciones representativas del Estado y no a través de intermediarios; por su parte, los pueblos designarían los representantes propios. Mediante procedimientos culturalmente adecuados, conforme a las propias tradiciones que cada pueblo o comunidad estime pertinentes, respetando los tiempos adecuados para las tomas de decisiones sin imposición de plazos.

  6. Solicitamos que se lleven a cabo estudios de impacto ambiental, cultural y social en cooperación y coordinación con los pueblos interesados, a fin de evaluar la incidencia social, ambiental, espiritual y cultural que las actividades del proyecto puedan tener sobre los pueblos .

  7. Exigimos en caso de llegar a un acuerdo favorable en torno al Tren Maya, el Estado debe incluir a los pueblos indígenas que así lo deseen en la planeación estratégica del proyecto, es decir, establecer cómo van a participar los pueblos y comunidades en dicho proyecto.

  8. Exhortamos a que se respete a que este mecanismo de consulta o diálogo de ninguna manera será considerado un requisito formal o de mero trámite para intervenir en las comunidades sin su consentimiento.

  9. Demandamos el respeto del derecho a la organización y libre expresión de los pueblos indígenas será respetado para manifestar su apoyo u oposición al proyecto, absteniéndose de criminalizar y oprimir a través de la fuerza pública a los pueblos y comunidades que puedan hacer uso de este derecho.

  10. Persuadimos al Estado a que en coordinación con los pueblos indígenas se debe realizar un inventario de posibles afectaciones con medidas de mitigación .

  11. Hacemos un llamado a organizaciones, redes, confederaciones y personas integrantes de pueblos indígenas de México, a mantenernos alerta y formar un frente por la dignidad y el buen vivir de nuestros pueblos.

  12. Convocamos a la Relatora sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas a observar los procesos de diálogo, consulta y negociación en el proyecto del Tren Maya.

Los pueblos indígenas de México confiamos en el valor de la palabra, tenemos muy presente el primer discurso del Señor López Obrador en calidad de Presidente Electo, donde se aseguró que en las políticas de Estado se dará preferencia a los más desfavorecidos, entre ellos, los pueblos indígenas, esto implica asegurarse de dar cabal cumplimiento a nuestros derechos humanos e inclusión de nuestras demandas en la llamada Cuarta Transformación. Confiamos en que este gobierno escuchará nuestras voces y trabajará a través del diálogo y del consenso. ¡NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NOSOTROS!

Red de Abogadas Indígenas

Acerca de control

Deja un comentario